Ted Williams, el mendigo de la voz de oro, un año después

“El sueño americano se ha cumplido otra vez” parece ser la moraleja de la historia de Ted Williams, aquel hombre de Ohio que vivía en situación de calle hasta hace un año, cuando una persona del The Columbus Dispatch descubrió su talento: una increíble voz que muchos locutores envidiarían.

En doce meses pasó de la indigencia a hacerse conocido a través de internet y el reconocimiento le significó conseguir trabajos en radios y en publicidades.

Actualmente, el sujeto de la “voz de oro” –tal es como se hizo conocido- tiene trabajo, dinero en sus bolsillos, una casa confortable con muchas comodidades y ha conseguido una pareja estable. Pero no todo lo que brilla es el sueño americano, porque Ted ha tenido que enfrentarse con su adicción al crack dos veces para lograr disfrutar de su nueva vida.

En mayo de este año lanzará el libro que cuenta su propia historia y que ayudó a escribir. El título de los ejemplares que estarán pronto a la venta es “La voz dorada: Ted Williams. Cómo la fe, el trabajo duro y la humildad me trajeron de las calles a la salvación“. El relato a muchos podrá sonarle a guía de autoayuda para “salir del pozo” y, los menos malintencionados, lo asumirán como un relato motivacional contado en primera persona.

La historia de Ted Williams llega a los corazones de las personas. ¿Quién no sentiría emoción (aunque no sea mínima) al ver cómo el talento y la suerte pueden cambiarle la vida mágicamente a alguien que estaba peleando por sobrevivir?  ¿Qué programa de televisión no aprovecharía el costado lacrimógeno del asunto?

En la “tierra de las posibilidades”, la voz profunda y aterciopelada de este hombre le ha valido obtener la sortija esquiva en el carrousel de tener una nueva oportunidad. Aunque suene a cuento de niños para alguno de nosotros, lo que le pasó a Ted sirve para avivar la ilusión de otros como él que, talentosos pero con menos suerte, andan buscando su oportunidad para saltar a la fama y esquivar las penurias económicas. Aunque la fama sólo dure cinco minutos.

Recordemos el video que le cambió la vida:

Vía: Geeksosystem

Comentarios

comentarios

Comments are closed.