Probamos Google Music: reseña y experiencia de uso

Mientras todos hablan y experimentan con Google+ (la verdad, a mí no me termina de convencer, todavía estoy formando mi opinión) nuestro colaborador y amigo Carlos Medina tuvo la oportunidad de probar Google Music, el anunciado servicio de música de la gran G que por ahora sólo está disponible en Estados Unidos.

Queremos compartir con ustedes las experiencias de uso de Google Music desde la interfaz web, para empezar a conocer desde adentro qué es lo que este servicio tiene para ofrecernos.

En el mes de mayo, Google dio a conocer muchos de sus nuevos avances en cuanto a Android, ChromeBook’s, Chrome Web Store y algunas otras  novedades que ya todos conocemos. Pero uno de los proyectos más ambiciosos que lanzó en esos días fue el servicio Google Music, que tal y como su nombre lo indica está enfocado en la música. Este servicio actualmente está en etapa beta cerrada y para las personas que lo tienen activado es totalmente gratuito (aunque es de suponerse que en el futuro lo dejará de ser).

¿Cómo funciona y de qué me sirve Google Music? Este servicio es bastante básico (por ahora), consiste en almacenar tu biblioteca musical en la nube para que puedas acceder a ella desde cualquier computadora con Internet o dispositivo con Android 2.2 o superior. La aplicación llamada “Music Manager” es la encargada de buscar la música en nuestra computadora de tres diferentes formas.

La primera es seleccionar sólo las canciones que tienes en la biblioteca de tu reproductor, ya sea iTunes o Windows Media. La segunda forma es seleccionar todos los archivos de la carpeta “Mi música” que es donde generalmente se almacena la música. Y la tercera es indicarle qué carpetas específicas queremos almacenar. A mi parecer las dos primeras formas son las más eficientes ya que así Music Manager monitoreará periódicamente los cambios y agregará las nuevas canciones.

Algo para tener en cuenta es que se podrán almacenar hasta 20 mil pistas, sin importar duración, calidad o peso, lo cual me parece bastante espacio. El proceso de agregar nuestra música durará dependiendo de algunos factores como, la velocidad de subida que le indiquemos a Music Manager, la cantidad de archivos que seleccionemos, la calidad de nuestra música y nuestra velocidad de conexión.

Después de tener lista nuestra biblioteca hay varias opciones para explorar:

  1. Dependiendo de nuestros gustos nos regalan algunas pistas de artistas conocidos.
  2. “Instant mixes” nos da la posibilidad de escoger una canción y crear una lista de reproducción basadas en esta. Una función parecida a las listas genius de iTunes.
  3. La posibilidad de tener canciones preferidas para tener un mejor desempeño en forma de reproducción aleatoria.
  4. Creación de listas.
  5. Editar información de las pistas, tales como  nombres o portadas.

Para los dispositivos Android se puede encontrar la aplicación en el Android Market, la cual nos da la opción de acceder a nuestras últimas canciones sin necesidad de conexión, gran ventaja si vamos en un avión o un lugar donde hay señal de Internet.

Ahora bien, en todas las primeras versiones siempre hay faltas, y Google Music no es la excepción:

  1. A primera vista se puede notar que no hay tienda directamente con Google, la opción de compra que hay nos redirige a Amazon.
  2. Las opciones que nos ofrece son prácticamente las mismas que tiene cualquier reproductor de escritorio.
  3. En Linux sólo se podrá escuchar música previamente almacenada, pero no se podrán hacer cambios, ya que solo hay soporte para Windows y Mac OS
  4. No sé si esto sea una desventaja, pero el uso obligado de Flash cuando ahora muchos tratan de abandonarlo por HTML5, aunque de esta forma dejaría de ser exclusivo de dispositivos Android dándole la oportunidad a iOS de aparecer, y no sé que tan bueno sea eso para Google.
  5. A Google no le importa si la música en nuestra biblioteca es adquirida legalmente y esto puede suponer un problema si hay algún acuerdo futuro con las discográficas.
  6. Al no haber tienda, no hay recomendaciones como las de last.fm o Spotify.
  7. La imposibilidad de crear un perfil o una sincronización directa con last.fm como se hace en grooveshark.

Por ahora cabe recordar que este servicio aún está en estado beta y pocas personas lo tienen ya disponible, además de que nos deja muchas dudas como que no se tienen valores de cuanto costará, en qué países estará disponible o si habrá acuerdos con las discográficas para hacerle competencia a Spotify o al recientemente anunciado iTunes en la nube.

También es un poco obvio lo que Google piensa hacer con este servicio ya que los Chrome Book’s no tendrán mucho disco duro y la música es una parte esencial para cualquier persona que tenga un computador.

Por ahora, lo mejor que se puede hacer es solicitar una invitación en la página oficial y esperar.

Comentarios

comentarios

Comments are closed.