El crowdsourcing avanza en Latinoamérica

El crowdsourcing es un fenómeno reciente nacido de Internet, y que está dando cada vez más de qué hablar. La palabra“crowdsourcing” que podría traducirse como “abastecimiento desde la multitud”, o más concretamente “tercerización masiva”, y consiste en la utilización del alcance de Internet para solucionar cualquier necesidad o problema haciendo un “llamado abierto” al público.

En el primer mundo el crowdsourcing ha ya demostrado su valía, con plataformas online que se encuentran funcionando desde hace años y que cuentan con un excelente posicionamiento en el mercado. No sólo han surgido emprendimientos nuevos basados en el crowdsourcing  como modelo de negocio, sino que empresas de primera línea han tomado el ejemplo. Los casos más célebres son probablemente los de Starbucks y Dell con Ideastorm, que realizan un “crowdsourcing permanente” a través de sitios webs especialmente destinados a permitirle a cualquier usuario de Internet proveer nuevas ideas.

Pero tarde o temprano la novedad llega a Latinoamérica. En un comienzo, lo hizo de la mano de los “mapas del delito”: tanto en Argentina, como Brasil, Chile, Costa Rica, México, Panamá, Perú y Venezuela se han desarrollado plataformas online que le permiten a cualquier usuario denunciar delitos para informar sobre “zonas calientes”. Si bien fue la primera aplicación extendida de este tipo de proyectos, su uso no se popularizó, y varios de estos mapas han dejado de existir o cuentan con pocos usuarios.

Diferente suerte corren en la actualidad plataformas que se basan enteramente en  el modelo de crowdsourcing, que ya cuentan con miles de usuarios y se dedican a actividades tan diversas como el financiamiento de emprendimientos en empresas como Idea.me, o el diseño de logos en sitios como Choosa. El crowdsourcing en Latinoamérica y es que no sólo le permiten a pequeños emprendedores obtener capital en países en los que de otra forma les sería imposible conseguir inversionistas, sino que además expanden las posibilidades de profesionales que gracias al crowdsourcing pueden acceder a clientes de todo el mundo. El fenómeno no pasa desapercibido tampoco para grandes empresas: un caso paradigmático es el de Pepsico, cuyo programa “Pepsico Emprende” dirigido a emprendedores gastronómicos selecciona las mejores iniciativas y brinda posibilidades de asociación con la empresa, una forma inteligente de nutrir de nuevas ideas a la empresa, a la vez que se incentiva el emprendedorismo.

Nota escrita por Juan Quaglia.

Comentarios

comentarios