Cómo los sitios y servicios de streaming me volvieron una persona más flexible

Desde que uso Spotify, y consumo video en sitios de streaming como YouTube, Netflix, o HBO Go, me volví una persona mucho más flexible y desapegada. A mí esto me parece algo sumamente positivo, quizás a otros no tanto, pero les cuento cómo pasó y por qué.

Antes de tener Spotify, por ejemplo, mi lista de canciones se limitaba a las que tenía en el disco rígido. Las que bajaba, o las que rippeaba de un CD, y punto. Siempre escuchaba las mismas canciones, ya que no tenía mucho contacto con fuentes para conocer bandas nuevas, y las que estaban, se quedaban para siempre (al fin y al cabo, los MP3 son pequeños y mi espacio de almacenamiento, enorme).

Streaming

Empezar a usar Spotify significó, por un lado, abrir mis oídos a un mundo nuevo (para ser justa, eso empezó con Last.fm, pero ya sabemos cómo terminó eso). Recomendaciones, playlists de amigos y de desconocidos, poder recorrer discografías enteras, saltando de tema en tema, de disco en disco, de año en año, sin tener que bajar cientos de MBs. Mis horizontes musicales se ampliaron.

Pero por otro lado, también me volví desapegada. Al confiar, por ejemplo, en las playlists de amigos o de extraños, también acepté que las canciones que me gustan de esas listas el día de mañana puedan haber sido eliminadas o reemplazadas por otras. Y en vez de desesperarme y guardar en mi cuenta una copia de cada una de esas listas para tenerles estáticas “para siempre”, me dejé fluir, que las experiencias me vayan llevando. Si algo me gusta lo suficiente, lo podré recuperar en otro momento. Pero la tranquilidad de abrirme a la experiencia es mucho más enriquecedora.

Algo similar pasa con los sitios de video. En vez de querer bajar cada video interesante o gracioso, por miedo a que en algún momento lo borren, me decidí a solamente marcar como favoritos y que estén mientas estén.

Digamos que el streaming me ayudó a dejar de ser una “hoarder” de multimedia, y en cambio me empujó a ser una consumidora más amplia y flexible.

¿A ustedes? ¿Les provocó algún cambio en el comportamiento las nuevas formas de consumir multimedia en Internet?

Comentarios

comentarios

Comments are closed.