Sony Bloggie Touch [En mis manos]

Hace algunas semanas me encontré necesitando grabar algunos videos, y como le había prestado mi Bloggie a un amigo, de Sony me prestaron amablemente la nueva versión de esta práctica camarita: la Sony Bloggie Touch. Así que aproveché para preparar una review sobre la misma y contarles a ustedes cómo es la experiencia de uso.

En primer lugar, veamos qué es lo que trae esta nueva edición de la Bloggie. Lo más llamativo, por supuesto, es que desaparecen los botones de control físicos para dar lugar a una pantalla touch de 3 pulgadas del lado trasero, desde la cual podemos controlar las funciones de la cámara. Luego, las especificaciones son:

– 4GB de almacenamiento interno
– Capacidad de tomar fotos de 12,8MP
– Filma video de calidad hasta Full HD en 1080p (formato mp4)
– Zoom digital de 4x
– Liviana y compacta
– Salida HDMI
– Conector USB incorporado

El tamaño de la Bloggie Touch, al igual que su hermana mayor, es cómodo para llevar a cualquier lado, y entra en el bolsillo de casi cualquier pantalón. Pesa muy poco así que esto tampoco es un problema.

Luego está el tema de la pantalla táctil, y esto me trajo sentimientos encontrados. Por un lado, tener una pantalla más grande en la que previsualizar y ver nuestras fotos y videos es una muy buena opción, y la calidad de imagen de la pantalla es muy superior a la de la versión anterior. En ese sentido, me encanta el cambio.

Pero por otro lado, tener muchos de los controles sobre la pantalla y la misma imagen todavía no me termina de convencer, hay algo del botón físico que permite hacer las cosas más rápido, que las pantallas táctiles todavía no logran superar. Los únicos botones que tiene son para comenzar y frenar la filmación, y para tomar fotografías (y para encender y apagar, por supuesto).

El diseño de la cámara es precioso, la que probé yo vino en gris/plateado y le da un aspecto más sólido y profesional que las de primera generación. Aquí tienen la galería de fotos que le tomé para que vean su aspecto físico:

Confieso que tomarle la mano a esta pantalla táctil en particular me costó un poco más que de costumbre, hasta hallar la presión justa que hay que ejercer sobre la misma para que responda. Eso sí, una vez que el tacto se adapta, la pantalla responde perfecto.

Las fotos que toma la Bloggie Touch tienen una calidad muy superior a las de la primera versión, pero al no tener flash, seguimos limitados a ambientes bien iluminados.
Pero, por supuesto, lo que nos interesan más son los videos.
Como filma en 1080p, está de más decir que la calidad de los videos es muy buena. De todas formas, este es uno de los casos en los que una imagen (o mejor dicho, un video) vale más que mil palabras, así que dejo con ustedes la prueba (asegúrense de activar la opción 1080p HD para verlo en todo su esplendor):

La Bloggie Touch es bien fácil de usar, y cumple con todo lo que se le puede pedir a una filmadora de bolsillo que queramos tener encima para esas ocasiones espontáneas que queramos grabar, salidas con amigos, o el eventual video para un blog. Ahora bien, no tenemos que olvidarnos que tiene un objetivo bien personal, y que si uno quisiera algo más profesional, o tal vez más completo para los recuerdos familiares, hay opciones que se ajustan mejor (por ejemplo, dentro de la misma marca, una Handycam).

Comentarios

comentarios