Nikesh Arora: “El futuro de los negocios” -Think with Google

Esta semana tuve el placer de poder asistir a Think with Google en Buenos Aires, Argentina, donde importantes figuras de Google compartieron con nosotros las últimas tendencias en marketing y publicidad online.

Voy a compartir una serie de 4 artículos con los puntos más importantes de cada una de las 4 charlas.

La primera vino de la mano de Nikesh Arora (Vicepresidente Senior y Jefe Global de Operaciones de Google) para conversar sobre el futuro de la publicidad y la industria digital.

Nikesh comenzó su charla llevándonos al pasado, haciéndonos recordar las épocas en las que no teníamos teléfonos móviles, que no teníamos Internet en casa o en el Smartphone. Hoy en día, los niños y adolescentes no recuerdan (o ni siquiera vivieron) esas épocas.

La tecnología está llevando a 3 revoluciones:

La revolución de los dispositivos

Cada vez más integramos equipos a nuestras vidas diarias. La tendencia hoy es tener al menos 2 ó 3 dispositivos personales. Son parte de las personas.

La revolución de la conectividad

Nos estamos acostumbrando a que haya conectividad en cualquier lado, y a la inmediatez y disponibilidad que eso conlleva.

El costo de distribución de muchos contenidos se ha reducido a cero, todo está disponible. Se eliminó la fricción para el acceso al contenido.

Esto va a cambiar la industria y el negocio de los diarios, revistas, libros, e incluso de la TV. La mentalidad de negocio debe cambiar de planificado y transmitido, a personal y bajo demanda.

La revolución móvil

Cada vez más personas, y sobre todo los jóvenes,  pueden vivir sus vidas en sus dispositivos móviles. Esto no es solo una revolución móvil, sino social: nos conectamos sin fricción entre todos.

Y mientras que por un lado el uso de Smartphones nos homogeneiza (todos usamos más o menos las mismas apps, tenemos comportamientos similares), a su vez los comportamientos que vamos desarrollando generarán una verdadera revolución.

Los cambios en los negocios

La industria de la publicación de contenidos se basaba en la agregación y distribución de los mismos. Los diarios compilaban noticias y las distribuían en sus periódicos. Las discográficas compilaban canciones y las distribuían en CDs.

Pero Internet vuelve a este modelo obsoleto: no solo en ella podemos encontrar precisamente la información que buscamos (sea el clima o una canción puntual), sino que lo encontramos con más actualidad y rapidez de la que los medios físicos pueden ofrecer.

Para ver un canal, o quizás simplemente un show de TV, teníamos que contratar los 200 canales de cables compilados en el paquete de la operadora. Cada vez nos movemos más lejos de ese modelo. Internet ofrece la des-agregación.

El desafío es que bajo este modelo las marcas que ya son grandes seguirán creciendo, mientras que las medianas caerán, porque su contenido no tendrá las mismas posibilidades de elevarse por el océano de opciones disponibles.

Pero debajo de los grandes y los medianos, se encuentran las miles y miles de personas que generan contenido propio (como los videos en YouTube) y que muchas veces se eleva de maneras impredecibles. Hoy en día todos somos creadores de contenido.

Ya no hay solamente pocos gigantes a los que debemos escuchar, sino miles y miles de voces que pueden tener su propia audiencia.

Una de las industrias que más impacto reciben de esta revolución es la de la publicidad. A raíz de la llegada de Internet, podemos empezar a personalizar las publicidades, hacerlos interactivos, pero a la vez tenemos que esforzarnos cada día por hacerlos interesantes: ya no podremos obligar a las personas a verlos. Deberán elegirnos.

¿Cómo afrontar entonces esta revolución?  Hay que ser más valientes.

Hay que animarse a hacer la transición a lo digital.

Hay que innovar y arriesgarse aunque no sepamos si va a funcionar. Si es obvio que va  funcionar, entonces ya es tarde. ¿Google Glass? Quién sabe si funcionará o no. Pero hay que pensar en grande, tomar riesgos a la escala posible de cada uno.

Para terminar, una pregunta nos puede ayudar a planificar lo que tendríamos que empezar a hacer:

Si te asegurasen que en tu país la conectividad va a ser ubicua, que todos podrán estar conectados desde su Tablet o Smartphone sin problemas, todo el día. ¿Cómo cambiarías tu negocio?

Hacia eso hay que empezar a apuntar.

Comentarios

comentarios