La importancia de sincronizar y hacer copias de respaldo. Parte 1.

Las computadoras se nos volvieron indispensables para nuestra vida cotidiana. ¿Alguien recuerda cómo era hacer un informe o un trabajo práctico a mano? ¿Enviar y recibir cartas por correo postal? ¿Tener muchísimos CDs (o cassettes!) en vez de una colección de mp3?

La tecnología nos ayuda diariamente a simplificar nuestras vidas, tener la información y el entretenimiento a mano y fácil y rápido alcance. Y así nos vamos volviendo bastante dependientes, al punto de casi centralizar nuestra vida social, laboral y académica en la computadora. Y eso no está mal de por sí. La tecnología existe y hay que aprovecharla.

Pero ¿qué pasa cuando la tecnología nos falla? Un corte de luz, un problema en el servidor de Internet, o, ¡el horror!, se muere tu disco rígido. Y ahí te quedas, mirando el monitor apagado y pensando “¡¿Ahora qué hago?!”.

A eso viene este post. A principios de este año mi computadora se sobrecalentó y mi disco rígido no lo soportó. La consecuencia: sin computadora por 3 semanas.

De esta experiencia aprendí dos cosas muy importantes:

1- Es importantísimo hacer copias de seguridad periódicamente.

2- Es muy útil tener servicios on-line que puedas usar desde cualquier lugar.

Copias de seguridad o back-ups.

Casi siempre que tenía que hacer un back-up de mis archivos, lo hacía mediante CDs o DVDs. Obviamente, a medida que pasaba el tiempo y mi colección de archivos crecía, también lo hacía la cantidad de discos necesarios para hacer el respaldo. Esto no solo era incómodo, sino que tomaba mucho tiempo tanto para grabarlos como para volver a copiarlos cuando el sistema estuviera listo.

Una solución mejor consiste en comprar un disco rígido externo. Las marcas y formas son variadas. Hay algunos que necesitan alimentación externa, otros que se alimentan vía USB y otros mixtos. Los hay más grandes y más pequeños, e incluso se puede comprar un rígido común y corriente, y un case externo para adaptarlo. Mi elección es el WD Digital Passport Essential de 160GB, que es pequeño y muy estético, y se alimenta vía USB, con lo cual no genera más desorden de cables.

Con un disco rígido externo podemos tener back-ups fácil y rápidamente, y mantener los archivos actualizados sin tener que quemar un CD nuevo. Además, en caso de problemas con la computadora propia, se los puede enchufar a la de un amigo o familiar y trabajar sobre o que necesitemos sin preocuparnos por dejar archivos en computadoras ajenas.

Otra solución muy útil es tener una copia de respaldo on-line. Hay varios servicios de almacenamiento en línea y también de sincronización. Personalmente uso Syncplicity, pero en algún momento haré un artículo sobre las diferentes opciones. Si bien un servicio de este tipo depende de que tengamos una conexión a Internet disponible, tiene la ventaja de poder hacer un back-up de cada archivo casi inmediatamente, poder acceder a ellos en cualquier lugar donde haya una computadora con Internet, y es imposible que se nos caiga, rompa, pierda, queme o nos lo roben, como podría pasar con un dispositivo de almacenamiento externo.

En la parte 2 de este artículo, veremos lo útil que puede resultar tener nuestros servicios en línea y/o sincronizados.

Comentarios

comentarios

Comments are closed.