Estuve en la premiere de House of Cards, y me encantó

House of Cards es una de las series exclusivas de Netflix que les comentábamos el año pasado, cuando su estreno todavía nos quedaba muy lejos. Pero el tiempo vuela y hace solo tres días tuve la posibilidad de estar en la premiere de la serie en Buenos Aires. Y me encantó.

Antes de meterme en lo que es la serie en sí, hay dos cosas que me parecen maravillosas: una, que el estreno será en simultáneo el 1ro de febrero en Netflix en todos los países donde el servicio está disponible, eliminando así la necesidad de tener que esperar semanas, o de tener que bajarla por algún otro medio. La otra, es que toda la temporada va a estar disponible de entrada. Los pacientes podrán regularla para hacerla durar, mientras que los ansiosos como yo podrán devorársela en uno o dos días si así lo desean.

Además, ya hay confirmada una segunda temporada que se estrenará luego de mitad de año.

House of Cards 02

House of Cards es un drama político, con la actuación estelar de nada menos que Kevin Spacey, y un reparto de caras conocidas y talentosas que dan vida a una serie de tramas de manipulación y engaño en Washington, D.C.

La series nos ubica desde el punto de vista de Francis Underwood (Spacey), quien luego de haber sido clave en la campaña electoral del presidente electo en los Estados Unidos, es traicionado al no ofrecerle, como se le había prometido, el puesto de Secretario de Estado. Y entonces comienza su plan maestro, bajando uno por uno a quienes se interponen –a propósito o por destino– en su camino.

House of Cards 03

Para hacerlo cuenta con el apoyo de la periodista Zoe Barnes (interpretada por Kate Mara) y de su esposa Claire, interpretada por Robin Wright (a quien muchos recordarán por La chica del dragón tatuado, pero yo prefiero recordarla como la princesa en The Princess Bride).

La primera temporada cuenta con 13 capítulos, y si logra mantener la calidad de los dos primeros que vi el jueves pasado, es completamente atrapante, con la mezcla perfecta de cine y televisión.

House of Cards

La pareja protagonista me parece maravillosa. Mientras que en las historias políticas estamos acostumbrados a que nos presenten a parejas que sonríen para las cámaras pero que se odian en la intimidad, Francis y Claire encuentran su fuerza y astucia (y capacidad de manipulación) en la unidad. Después del desengaño inicial, ambos se disponen a hacer lo que sea necesario para llevar adelante sus objetivos.

Desde luego, no estaremos de acuerdo con todo lo que hacen, y por momentos nos cuestionaremos si el protagonista nos cae bien en absoluto. Nos hace pensar.

Espero haberles podido contagiar un poquito del entusiasmo por esta nueva serie, no les doy muchos más detalles para no spoilearles nada.

Por mi parte, espero ansiosa al 1ro de febrero para sumergirme en el mundo laberíntico de House of Cards.

Comentarios

comentarios

Comments are closed.