Errores comunes en la búsqueda de empleo en Internet

Podríamos decir que Internet está siendo “el” polo de búsquedas de trabajo indiscutido. Los tiempos cambiaron. Hoy quien quiera encontrar un nuevo puesto pensará primero en entrar a los portales de empleo que en ir a comprar el diario para ver los clasificados. Por eso, es necesario saber qué errores NO cometer cuando hacés una búsqueda de trabajo por Internet.

Si no estás buscando cambiar tu trabajo, de todas maneras no está de más que repases los errores más comunes para no cometerlos, ya que puede ocurrirte que una oportunidad aún mejor que la actual se te presente inesperadamente y lo mejor es estar siempre listo, al estilo scout.

Por eso, gracias a JobsandTalent te traemos los 7 pecados en los que no debés caer si querés conseguir el trabajo soñado:

1. Perfil Incompleto

Un poco de sentido común: si no entregarías tu CV en papel sin que esté incompleto, tampoco tenés que hacerlo cuando buscás empleo a través de Internet. Pensá que tu CV es una vidriera de tus capacidades, todos los campos del perfil tienen que estar prolijamente completados. Evitá el estilo “telegrama” porque puede leerse como falta de interés, lo que le restará interés por parte del posible contratante.

2. Aplicar por aplicar

Eso de que aplicarse a un empleo está a un click de distancia puede ser un arma de doble filo. Es tan fácil que uno puede caer en la tentación de postularse a ¡todo! Ese es un error que no hay que cometer. Sólo hay que candidatearse a aquel puesto cuyos requisitos cumplimos. De otra forma, la empresa puede considerarnos negativamente la próxima vez que nos apliquemos.

3. Imagen descuidada en Internet: a la vista de todos

Nada peor que ser desprolijos en las redes sociales y que la empresa para la que queremos trabajar nos busque en Google o Facebook y nos encuentre dando esa imagen poco feliz.

Por eso, tené en cuenta de siempre cuidar tu reputación online.  Un like, una foto, un tweet pueden frustrarte un trabajo ideal. No te decimos que te censures o dejes de ser quien sos, en todo caso, controlá la privacidad de tus cuentas en las redes sociales como medida principal. Siempre es mejor que sólo tus amigos tengan acceso a tu información personal.

4. Ser pasivo

No hay que quedarse de brazos cruzados si se quiere encontrar trabajo. Registrarse en las webs y redes sociales profesionales y cargar el mejor CV no hará que los empleadores vayan a vos como abejas a la miel. Tendrás que ingresar diariamente y chequear las oportunidades que vayan surgiendo, cada tanto adaptá el perfil dependiendo los cambios que veas en las ofertas laborales, interactuá con las empresas. Hacete ver.

5. Agregar contactos que no conoces

Ocurre principalmente en Linkedin, agregar contactos sin conocerlos de ningún lado pensando que representan una puerta a un potencial trabajo. Lo cierto es que tenerlos no suma en nada. Imaginate si a RRHH de una empresa se le ocurre consultar  pedirle referencias tuyas a un contacto que no conoces o uno que es un compañero de la primaria que hace 20 años no volviste a ver. Creo que sería algo poco positivo para nuestra reputación, ¿no? Entonces, que tus contactos sean reales, que puedan aportar información verídica de cómo sos personal y profesionalmente.
(De este pecado me reconozco culpable.)

6. Desaprovechar las potencialidades del CV online

No piense tu CV online de la misma manera que el de papel. Un perfil en una red profesional no tiene que ser tan comprimido puesto que no tiene las limitaciones del de papel en cuanto al espacio.  Entonces, sentite libre de explayarte en la información de tu perfil, porque así multiplicarás las opciones de que te encuentren.

7. Descartar la vía offline

No te olvides de que también existe la vía offline: avisá a tus amigos y familiares que estás en la búsqueda al viejo estilo. No dejes de abarcar todas las opciones.

Imagen Brava La Vero

Comentarios

comentarios

Comments are closed.