El lado humano de este blog

Hola, me llamo Cecilia, y pensé tantas formas de empezar este post que al final decidí no quedarme con ninguna.

El último año mi rol como blogger quedó un poco relegado, y siento una necesidad muy fuerte de volver a conectarme con este espacio, con la escritura, y con ustedes. Déjenme que les cuente un poco qué estuvo pasando de este lado de la pantalla. Pongámonos al día, tomémonos un café.

Corazon Legos

Hace un poco más de un año, en diciembre de 2011, empecé en mi actual puesto de trabajo, en un lugar maravilloso, con un cliente más que interesante (y muy adecuado a lo que venía haciendo) pero también con un precio: que mi foco de atención se haya centrado mucho en esa actividad. Por interesante, y por demandante. Tengo un trabajo hermoso, pero que me consume mucho tiempo y energía.

Como lo último que quería en este mundo era que el trabajo signifique que el blog quede abandonado, incorporé a esta “casita de soltera” a una nueva familia. Así, pudieron conocer a Gonzalo y Leandro, a Meri, Celeste y Agustín. Todos ellos, en mayor o menor medida, fueron los responsables de mantener a Acceso Directo a flote, son parte de esta casa, y me llenan de orgullo. Pero en el camino, olvidé mi voz.

Me quedé tan tranquila de que había buena gente haciéndose cargo de este espacio, que me perdí. Y cuando me perdí, encontrar el camino de vuelta a casa fue duro. Es duro.

Les aseguro que el año pasado debo haber pensado por lo menos 15 estrategias diferentes para Acceso Directo. Que sea un blog sólo de opinión. No, no, mejor cubramos noticias de 20 áreas diferentes. Publiquemos 5 veces al día. No, mejor 5 por semana. No, mejor 5 por mes. No, paren, 5 por día. Escribamos de esto, de lo otro, no no, mejor de esto y de lo otro no. Fue agotador para mí, y seguro que para ustedes también, queridos lectores.

Porque en el fondo, me olvidé que Acceso Directo es ese lugar donde puedo hacer lo que quiero. Escribir cuánto quiero, como quiero, de lo que quiero. Y hoy, a mediados de febrero de 2013, quiero hacer un borrón y cuenta nueva.

Acceso Directo nació como un blog de tecnología (en un sentido muy amplio de la palabra) porque era el tema que más me divertía a mediados de 2008. En estos casi 5 años muchas cosas cambiaron, y mucho cambié yo, y creo que es hora de que ese cambio se note en este espacio.

Así que en lo sucesivo no se sorprendan si me leen escribiendo sobre otras cosas que también me encantan. Quizás sobre viajes, que es algo que me tiene obsesionada en este momento, o sobre cosas de trabajo, o sobre las ciudades que recorro, y claro, apps y software, y videojuegos y películas, y series, y todas esas cosas que me gustan, y que creo que a ustedes también.

No, no se va a convertir en un blog “personal”. Para eso está Vitamina Ce, y cumple muy bien su trabajo. Pero sí quiero que Acceso Directo sea un fiel reflejo de las cosas que me apasionan, y no solo de un aspecto de ellas.

Espero que me quieran acompañar en esta nueva etapa. Encontrar el camino de vuelta a casa (o quizás, a una casa nueva) no es fácil, pero vale la pena.

Acepto palabras de ánimo, consejos, y seguramente en algunos días o semanas les cuente cómo me está resultando esto de volver a ser blogger.

Los comentarios están cerrados.