Del dicho al hecho (que no haya tanto trecho)

Lo dije una y mil veces: si hay algo que me perturba en esta vida, son los asuntos pendientes. Y una de las formas más comunes en las que éstos se manifiestan en nuestras vidas son las cosas que siempre digo que “algún día voy a hacer” pero finalmente nunca hago.

Pasando tanto tiempo sentada enfrente de la PC, algunos de mis grandes asuntos pendientes tienen que ver con el cuerpo, con moverme, con hacer cosas que me hagan sentir bien. Y dentro de esas cosas, bailar es una de mis actividades favoritas en el mundo, y la que siempre dejo “para más adelante”.

Pues bien, gracias a la invitación de Ser y de su propuesta de “si te hace bien, hacelo”, me animé finalmente a pasar a la acción y hacer algo que siempre quise hacer: aprender a bailar tango. Sí, dejar la notebook en casa por un día, apagar el celular y que la tablet ni figure en mis planes, y solamente dedicarme a aprender un nuevo ritmo.

La experiencia fue tan divertida como desafiante. Divertida porque, como ya les dije, bailar es una de las cosas que más me gusta hacer en el mundo. Y desafiante porque siempre bailé sola, llevando mi propio ritmo, y en el tango no solo tuve que aprender a bailar con otro, sino dejar que ese otro marque los pasos, y simplemente entregarme a seguirlo. Nada fácil al principio, pero cuando le agarrás la mano, se vuelve tan natural que parece que lo hicieses desde hace tiempo.

Lo lindo de esto es que no solo te hace sentir bien físicamente (bueno, y agotada al final también), sino que mentalmente es liberador, esa sensación de “¡finalmente lo hice!”.

##Ganate la posibilidad de concretar tus asuntos pendientes.

Para que todo lo anterior no quede como “ay miren a Cecilia hablando de cómo se divierte”, los invito a participar del concurso que Ser está llevando adelante tanto en su sitio web como en su página de Facebook. Subí qué es lo que te gustaría hacer, y la producción de Ser te cumple el “dicho” para que puedas pasar al hecho, ¡aprovechá!.

Espero en los comentarios que me cuenten qué es lo que tienen pendiente hacer, y si participan en el sorteo (¡deberían!) les deseo mucha suerte, y que después me cuenten qué es lo que hicieron de divertido.

Comentarios

comentarios

Comments are closed.