Códigos cortos comunes y un mundo de posibilidades

La semana pasada tuve el agrado de conocer a Andy Werner, de Syniverse, quien me contó sobre todo lo que se puede hacer a través de los códigos cortos comunes para teléfonos, más aún cuando se unifican a través de una región tan grande como Latinoamérica.

Para empezar, seguramente conocen los códigos cortos con algunos de sus usos menos _elegantes_: “Mandá Baila Wanda al 13131”, “Voto JuancitoGH al 19196” o “Mandá LOLITA al 2020 y recibí fotos hot en tu celular”. Pero hay muchas cosas más que se pueden hacer con estos códigos, y la creatividad es el límite. Por ejemplo, en Estados Unidos se pueden realizar muchas acciones sobre Twitter a través de mensajes de texto al código corto 40404.

¿Por qué apostar a los códigos cortos existiendo smartphones que nos permiten hacer lo que queramos desde cualquier parte? Muy fácil: los que tenemos _smartphones_ no somos realmente muchos. Quizás como fan de la tecnología tengas amigos que también tienen un teléfono con acceso a Internet, pero fuera de nuestra “burbuja”, si bien la penetración de teléfonos móviles en Latinoamérica es altísima, la mayor parte de ellos son de gama baja o media, con lo cual las interacciones posibles se reducen bastante.

Aquí es donde me pareció interesante lo que hace Syniverse, que lanzó su iniciativa de códigos cortos comunes para América Latina, que busca poder acercar códigos cortos a empresas y organizaciones, con constancia a través de las diferentes operadoras y países. Porque ese es otro problema.

Piensen que para poder utilizar un código corto, cada empresa tiene que negociarlo con cada operadora en cada país. Quizás en Argentina con solo 3 operadoras no sea un gran problema (aunque conocemos las burocracias y, además, el hecho de que quizás el mismo código no esté disponible en las 3), pero piensen en Brasil con más de 10 operadoras grandes. O incluso si tratasen de hacerlo a nivel regional (por ejemplo, un canal de cable como Warner Channel) los números se vuelven una locura.

Lo que hace Syniverse es unificar esos códigos a través del país o región, facilitando mucho el trabajo a las empresas que quieran realizar alguna acción a través de Códigos Cortos, y con una llegada potencial de más de 500 millones de personas.

“Más del 95% de los usuarios móviles actuales pueden enviar y recibir mensajes de texto, lo que convierte a los códigos cortos en un canal ideal que permite a las marcas conectarse con audiencias específicas para interacciones relevantes de dos vías”, explicaba Pablo Mlikota, Vicepresidente Senior para el Caribe y Latinoamérica de Syniverse. Así, agencias de publicidad, marcas y corporaciones pueden buscar, registrar y asegurarse su código corto.

Entre cosas que se pueden hacer con códigos cortos me pareció especialmente interesante no solo las posibilidades de _home banking_ (que acá un poco ya se usa) y hacer donaciones, sino también cómo se puede integrar con redes sociales para que lo usen desde el teléfono incluso aquellas personas que no tienen acceso a Internet desde el mismo.

Este caso, por ejemplo, muestra cómo un museo en el Reino Unido permitía a sus visitantes a hacerse fans de su página en Facebook con tan solo enviar un mensaje de texto (previo a eso, por supuesto, la persona tenía que tener su número asociado a su cuenta, algo que se puede hacer en cualquier país). Con esto en mente, se pueden hacer muchas acciones copadas tanto para marcas o empresas como para organizaciones sin fines de lucro.

Comentarios

comentarios